Masivo castigo popular a la Corte y a Macri

Duro golpe al plan de criminalizar la protesta y sumar las Fuerzas Armadas a la represión. Brutal “prueba de amor” entregando a China, por monedas, las riquezas nacionales.

1. Un duro castigo al macrismo

El miércoles 10 de mayo fue un día histórico. El pueblo se volcó masivamente a las calles y las plazas, quiso ser protagonista, y lo fue, para decirle ¡NO! a un nuevo intento de impunidad de los asesinos, torturadores, violadores y apropiadores de niños de la dictadura. No quiere cruzarse en las calles o ser vecinos de esos genocidas. Se plantó como lo hizo cuando repudió los indultos de Menem y el Estado de Sitio de De la Rúa; como lo viene haciendo frente a la violencia contra las mujeres, o cuando se harta frente a los tarifazos, el hambre y el ajuste.

El pueblo volvió a demostrar que esdueño de las calles y no las va a abandonar.

El gobierno trata ahora de ocultar lo que quedó a la vista. Una semana de silencio de Macri. Un manijazo “institucional” en la Corte Suprema, para consumar la mayoría macrista de los jueces impuestos por este gobierno, Rosenkrantz y Rosatti, y la jueza Highton de Nolasco, que inconstitucionalmente sigue en la Corte Suprema gracias a Macri.Un llamadode la derecha de la iglesia católicaa la reconciliación con los genocidas. Reuniones, el 8 y 9 de mayo, del ministro de Justicia Garavano y sus funcionarios, con abogados de los genocidas de 798 argentinos en la ESMA, y de Pati y otros asesinos.

El fallo del 2×1 fue un paso en el operativo para criminalizar la protesta popular, avanzar en la impunidad de los genocidas y en acuerdos con esos grupos fascistas, cambiando la ley de Defensa para legalizar la participación de las Fuerzas Armadas en la represión al pueblo.

La extraordinaria respuesta popular ha sido un durísimo castigo a la Corte Suprema, y al gobierno de Macri y sus política de imponer el ajuste y la entrega con represión.

2. De mal en peor

El gobierno ha fracasado en sus planes de domar la inflación. Lo peor de la carestía se concentra en los alimentos y los tarifazos en los servicios, que golpean con más fuerza en los más pobres. La garrafa social no existe, y la que se consigue, pasó de $80 a $160, y ahora no se la consigue a menos de $220. Macri sigue macaneando con un crecimiento de la economía que solo él ve.

El gobierno sigue sordo al reclamo de los docentes, y resiste a las paritarias que están reclamando hasta un 40% de aumento para recomponer los salarios, como en la alimentación. Los verdurazos muestran la gravísima situación de millones de pobladores de los cordones verdes de las grandes ciudades, ahorcados por la falta de tierras o los arrendamientos de los terratenientes, y el costo de los insumos para producir. Las inundaciones castigan a miles de productores del campo y a pueblos enteros, y el gobierno no hace nada.

3. “Una prueba de amor”

Con el viaje a China (y a Dubai y Japón), Macri profundiza la entrega de los recursos nacionales y la dependencia del imperialismo.

La visita a China es “el viaje del año”, declaró Macri. Preguntada Malcorra el sentido de ese viaje, “la Cancillería” lo dejó en claro: “una prueba de amor”. Esa “prueba de amor” que le lleva Macri a la China imperialista, es la entrega de las dos represas de Santa Cruz y dos usinas atómicas a monopolios chinos, le compramos 7.000 viviendas prefabricadas, le damos el reacondicionamiento de los ferrocarriles Belgrano Cargas y San Martín. El monopolio estatal chino Sinopec es la cuarta petrolera de la Argentina. Otra petrolera estatal, Cnooc, es dueña del 20% de Panamerican y compró el 50% de la Esso. La Shandong Gold compró el 50% de Veladero (oro y otros minerales), entre otras mineras.

Los capitales chinos se adueñan de las riquezas nacionales, imponen condiciones para el ingreso masivo de sus exportaciones, arruinando la industria nacional petrolera, de la construcción, atómica, ferroviaria, naval, etc. Chupan la sangre de la economía nacional como vampiros, y Macri los presenta como la salvación.

En este viaje a China, Macri paró en Dubai, paraíso de la usura mundial, y le ofreció “una asociación estratégica”: un pedazo de Vaca Muerta. Sigue ofreciendo, por monedas, la soberanía energética nacional.

4. Un voto de cara al futuro

El gobierno usó la movilización del 1° de abril para golpear a las luchas populares y lanzarse a la puja electoral. Ahora el 1/A quedó atrás, desbordado por la marea popular del 10 de mayo, que castigó duro a la Corte Suprema y a Macri. Lo que más le duele a Macri, es que quedó en evidencia, para muchos, que trabaja para la impunidad de los genocidas de la dictadura. Y quedó golpeado su plan represivo, aunque no hay que subestimar su peligrosidad.

Como si no hubiera gobernado un año y medio, Macri sigue usando la polarización con Cristina para dividir al pueblo. Es un chantaje político para forzar el voto a su favor en las elecciones.

No es cierto que crezca la franja del medio. Crecen el malestar y la bronca por los sufrimientos que provoca el ajuste, la entrega y la represión. Cada vez se escucha más: “no llego a fin de mes”. Crece el voto castigo a Macri, sin volver atrás, buscando algo nuevo. Es lo que se recoge en la campaña de afiliación al PTP y al Partido Frente Popular.

Tampoco es cierto lo que dijo Cristina: “La sociedad no está capacitada para leer lo que pasa detrás de las noticias”. Mientras ella pasea por Europa, esta “sociedad”, a la que ella ofende al calificarla de no capacitada, analizó muy bien el fallo de la Corte Suprema y Macri y les contestó con una profundidad maravillosa el 10 de mayo.

En cada provincia y distrito se dan pasos hacia frentes de las fuerzas populares, democráticas, progresistas y antiimperialistas. Muestran que hay condiciones para irrumpir con fuerza en las elecciones. Así lo mostró el lanzamiento, en Santa Fe, de la candidatura a diputado nacional de Carlos del Frade, por el Frente Social y Popular, y la convención del PTP. Se formó el frente en el Chaco, y avanzan las negociaciones frentistas en Buenos Aires, Capital Federal, Entre Ríos, Córdoba, La Matanza y otras.

Las fuerzas populares tienen a su favor la voluntad de miles de luchadores que quieren una herramienta política que enfrente la política macrista. Una gran fuerza para discutir y ganar cada voto. Para que sea un voto con futuro.

Un voto para fortalecer la unidad para la lucha contra el ajuste, la entrega y la represión de Macri, con un plan de lucha hacia un nuevo paro nacional y multisectorial. Un voto para acumular fuerzas y conquistar un gobierno del pueblo que garantice trabajo, tierra, techo y soberanía: la Patria Nueva. 

firma: 

 Escribe Ricardo Fierro

Los 100 días de Trump

Han pasado los primeros 100 días de gobierno de Donald Trump en Estados Unidos. En este tiempo se han acelerado medidas de política interior y exterior de carácter fascista y belicista.

Las principales medidas de orden interno en estos primeros meses comenzaron con los ataques a los inmigrantes de origen musulmán, el prometido muro con México y un conjunto de medidas represivas contra los extranjeros que viven en Estados Unidos, como detenciones y deportaciones. Según un informe reciente, agentes de Agencia de Inmigración y Aduanas han detenido a más de 20.000 inmigrantes entre enero y mediados de marzo. Se agregaron disposiciones que amplían el poder a las fuerzas represivas, y medidas reaccionarias en el área de la educación (donde nombró a Betsy De Vos, favorable de la privatización de la enseñanza, al frente de la Secretaría de Educación). 

En los últimos días Trump logró –tras un primer intento fracasado- en el Congreso media sanción a la derogación del sistema del sistema de salud conocido como Obamacare. Si logra que el Senado apruebe su ley de salud, el gobierno de Estados Unidos dejará sin cobertura a cerca de 14 millones de personas, según denuncian asociaciones médicas y de pacientes. El sistema de salud de Trump, además, restringe la atención pública en casos de aborto, y transfiere a los estados una gran cantidad de cuestiones de las que antes se hacía cargo el sistema federal.

Hace pocos días, Trump firmó otra de sus “órdenes ejecutivas”, por la cual permite que las congregaciones religiosas participen libremente en el apoyo a candidatos para las elecciones, y las exime de obligaciones como proveer de anticonceptivos a sus empleados. Varios sectores, incluso religiosos, han salido a denunciar que esto ataca la separación de la Iglesia y el Estado.

Una política belicista

El gobierno de Trump, con la promesa de “América primero”, busca restaurar a EEUU como potencia industrial, cerrando sus fronteras y buscando que los monopolios yanquis que llevaron sus plantas a los países con mano de obra más barata como México o China, las “repatríen”. En este sentido también Trump ha roto tratados internacionales como el acuerdo Transpacífico (TTP), y busca revertir el saldo comercial con China, altamente favorable a este país, a tal punto que China se ha transformado en el mayor acreedor de Estados Unidos. 

Los monopolios petroleros se están beneficiando con la política gubernamental de despejarles “problemas” como el cuidado del medio ambiente reprimiendo a los originarios que se oponen a la construcción de oleoductos altamente contaminantes. Otro gran ganador es el llamado “complejo industrial militar” que se frota las manos con la política de expansión imperialista que pregona la actual administración.

La política exterior de Trump, que al principio apareció con sospechosas vinculaciones con el gobierno de Putin en Rusia y más enfrentado a China, tuvo distintas alternativas. En Siria se vio el límite de estos posibles acuerdos, con el ataque con misiles yanquis a una base militar del gobierno sirio, apoyado por Rusia. Trump ya le avisó a los gobiernos de Europa que hay que revisar los acuerdos de la OTAN, y que no va a pagar ni involucrarse en guerras en las que no estén en juego sus propios intereses. Son conocidas las declaraciones del presidente azuzando los enfrentamientos con Corea del Norte y el despliegue de tropas en Corea del Sur, así como sus halagos al fascista turco Erdogan.

Una reciente derivación de los postulados en política exterior de Trump es el despido del director del FBI, James Comey, quien estaba avanzando en la investigación de las vinculaciones del equipo de Trump con el gobierno de Putin. Recordemos que estos “extraños lazos” como los describe la prensa burguesa, ya le costaron el puesto al general Michael Flynn como asesor de Seguridad Nacional. Flynn se había reunido con el embajador ruso antes de asumir Trump la presidencia. 

Miles en las calles contra Trump

La lucha popular en Estados Unidos no cesa. Todos los días hay manifestaciones de distintos sectores (estudiantes, afroamericanos, musulmanes, mujeres, ambientalistas, entre otros). A fines de abril se llevó a cabo la “marcha de la ciencia” en Washington y otras 250 ciudades motorizada por cientos de organizaciones científicas, ambientalistas y de derechos humanos de todos los grupos étnicos. Decenas de miles marcharon contra las medidas de Trump que restringen el control del cambio climático, autorizando la expansión de industrias como la minería y la petrolera, sin detenerse en el impacto ambiental sobre las poblaciones. El 29 de abril –al cumplirse los 100 días de Trump- hubo nuevas actividades, como la “marcha de los pueblos”, también multitudinaria. El 1° de Mayo las concentraciones se centraron en el reclamo de los derechos de los trabajadores inmigrantes, con consignas como “sin manos no hay cosecha”, en algunas zonas agrícolas. Hubo represión en algunas ciudades. El 4 de mayo Trump fue recibido con un masivo cacerolazo en Nueva York, en el que confluyeron distintos sectores.

Como remarcan distintos sectores opositores y de izquierda en Estados Unidos, centenares de miles de personas se han movilizado entre los últimos días de abril y los primeros de mayo, mostrando un crecimiento del descontento frente al gobierno de Donald Trump. 

¡Adonde vayan los iremos a buscar!

El fallo de la Corte Suprema que beneficia a los genocidas con el 2×1 es un paso más en un camino represivo que atenta contra las libertades democráticas de los trabajadores y el pueblo. El ajuste y la entrega de Macri no cierran sin represión. Hay que pararlos con la movilización popular

 1. “No llego a fin de mes”

El gobierno está a la ofensiva con su campaña electoral. Macri y Vidal son los protagonistas de esa campaña. El fin de semana pasado, el gabinete nacional y 500 funcionarios bonaerenses fueron a actos y timbreos. Macri ya lanzó su candidatura para la reelección en el 2019. En cada lugar, el presidente, la gobernadora y sus candidatos, sonríen para la foto y la TV. Centran en el Conurbano Bonaerense, y tienen la ambición de ganar Santa Fe para dar la imagen de su triunfo en agosto y octubre. Pero sin descuidar la pelea en ninguna provincia ni en la Capital Federal.

Los plazos se acortan. En junio, el 14 cierran las alianzas y el 24 las listas de candidatos.

Es feroz la presión del gobierno y las clases dominantes para ocultar el marzo caliente y el paro nacional, en nombre de la gobernabilidad. Como si los millones que se volcaron a las calles y pararon la producción no existieron. Solo existieron los movilizados el 1° de abril.

Hoy la frase más escuchada es: No llego a fin de mes. El gobierno fracasó en sacar la economía a flote. Una razón clave de ese fracaso fue que las luchas frenaron el ajuste que cargaba sobre los de abajo la salida de la crisis. Por eso Macri se ve obligado a volver a polarizar con Cristina y repetir el cuento de que, si gana, después de las elecciones vienen las buenas. Pero es al revés, Macri necesita ganar las elecciones para ir a fondo con su plan.

Viajes a Estados Unidos, China y Japón, vienen jefes de Estado de Italia y Alemania, y acuerdos con Inglaterra: vender la soberanía es la otra clave del plan Macri.

Un plan que no cierra sin represión.

 2. Quieren aplastar al movimiento obrero

Macri compró a un sector del peronismo sindical, como se vio en el acto del Momo Venegas y “las 62 organizaciones”. Usa los fondos de las obras sociales: el Uatre del Momo fue uno de los que más recibió; y Comercio, UPCN y Construcción recibieron el 22% de los fondos de prestaciones especiales, y poco a nada a otros gremios. Está en marcha paralizar y dividir a la CGT. Confronta con los gremios en lucha, como los docentes, que siguen la pelea. Y quiere dividir la unidad de acción de ocupados, desocupados y precarizados, y jubilados, para golpearlos por separado.

Macri quiere “domar” al movimiento obrero para acabar con los convenios colectivos por rama y rebajar los salarios. Lo está haciendo en gremios de petroleros, mecánicos, construcción, etc. Quiere paralizarlo, que no haya plan de lucha, ni un nuevo paro nacional. Trabaja para sacar de las calles a los desocupados y precarizados que le impusieron la emergencia social, y a los mayores que reclaman por sus jubilaciones de hambre.

 3. Quieren paralizar a los movimientos populares

La rebeldía del campesinado y los originarios de las economías regionales, su Marcha Federal y sus jornadas, golpea otra viga maestra del plan de Macri: concentrar y extranjerizar la tierra. Para Macri, la tierra es para los agronegocios, la megaminería saqueadora y contaminante y los emprendimientos para turismo extranjero.

Para esos negociados con la tierra, avanzan en un nuevo genocidio, expulsan a obreros rurales de los cultivos regionales, y a campesinos y originarios de sus tierras como están haciendo con diaguitas en Tucumán, wichis en Salta y mapuches en la Patagonia, entre otros. Y los empujan a las villas de las ciudades para los peores trabajos.

La droga, la trata y la prostitución, son los negocios más rentables. Este es un gobierno de empresarios, y Macri es un empresario que hizo enormes negocios con la dictadura. Ahora puso de jefe de la Bonaerense a un hombre de la DEA (la agencia que abastece de droga a 40 millones de consumidores yanquis y garantiza que los dólares de la droga vayan a sus bancos). Y el jefe de la Policía porteña manejaba las coimas de los negocios sucios. No se puede combatir a la droga negociando con la droga.

Asesinan un cura en Tucumán, permiten que le hagan de todo a un fiscal que actuó contra una cadena de prostíbulos, y está investigando la cadena de las coimas que recibía la Bonaerense de las mafias: tratan de asustar al que se juegue contra las mafias. No hay presupuesto para tomar medidas de fondo en la prevención de la violencia contra las mujeres y de la droga en la juventud.

Todo esto pasa porque el Estado es parte de ese negocio y no de la solución de esas lacras. Por eso quieren silenciar a ese masivo movimiento de mujeres que asombra al mundo. Y quieren impedir que crezca el movimiento juvenil contra la droga y la rebeldía de los jóvenes por un futuro digno. Intentan hacer, con estos movimientos, lo que intentó Cristina con Hebe de Bonafini: coparlos para vaciarlos de contenido.

 4. Pelear el voto: para la lucha y la Patria Nueva

Macri viene por todo. Para imponer su plan reaccionario, necesita un triunfo electoral y parar el auge de luchas que enfrenta su política.

En política, Macri necesita aplastar a las fuerzas combativas de la izquierda popular, democrática, antiimperialista y progresista que encabeza la lucha en las calles. Y polariza con Cristina para domesticar una parte del peronismo y dividir al resto. Lo intentó Frondizi, su ídolo: golpista contra Perón en 1955, llegó al gobierno con los votos peronistas, y terminó vendiendo el país, encarcelando y militarizando a los gremios y proscribiendo la constitución.

El Congreso del PTP mostró que la izquierda popular, democrática, progresista y antiimperialista tiene condiciones para irrumpir en las elecciones con fuerza. También lo demostró el lanzamiento, en Santa Fe, de la candidatura a diputado nacional de Carlos del Frade, por el Frente Social y Popular. Se avanza hacia un frente en Buenos Aires, y se acordó en el Chaco un frente del PTP, PS y Libres del Sur. Avanza la negociación en Capital Federal y más provincias.

Nada será fácil en ningún lado. Frente a las campañas multimillonarias, las fuerzas populares tienen la fuerza de miles de luchadores que quieren su herramienta política, denunciando los planes macristas, y discutiendo y ganando cada voto. Para que sea un voto con futuro. Un voto para fortalecer la unidad para la lucha contra los planes de ajuste, entrega y represión de Macri, con un plan de lucha hacia un nuevo paro nacional y multisectorial. Un voto para acumular fuerzas y conquistar un gobierno del pueblo que garantice trabajo, tierra, techo y soberanía: la Patria Nueva.

firma:  Escribe Ricardo Fierro

El gobierno vende tierra claves del ejército en Mendoza

En medio de la vendimia se conoció la noticia del proyecto, que recientemente ha sido oficializado por el gobierno nacional, que pone en venta 15.500 hectáreas del ejército en Córdoba en el Campo Ordoñez  y en Mendoza en la zona denominada “Campo Los Andes” en Tunuyán, en el paraje La Remonta

.

En Mendoza se colocan a la venta 7.216 hectáreas de un territorio más extenso que limita hasta Chile, ubicado estratégicamente en zonas irrigadas por el Rio Tunuyán y arroyos secundarios, uno de los principales abastecedores hídricos de la provincia. De estas hectáreas 3.900 cuentan con derecho a riego, situación sumamente valorada y apreciada por cualquier “inversor”, con tierras de alta capacidad productiva y una de las zonas más cotizadas para la plantación de vid de alta gama. El proyecto establece una subasta de parcelas de 50 hectáreas con valores de entre 15 mil y 30 mil dólares cada hectárea.

En la zona en venta viven varias familias y arrieros que trabajan estas tierras desde hace varias generaciones. Las familias no fueron consultadas ni advertidas, un productor nos decía: “Hemos trabajado toda la vida en las chacras de ahí. Desde el año pasado, el Ejército empezó a sacar gente y destruían las casas para que no volvieran. Ahora quieren hacer lo mismo con los que quedan. Nos dicen usurpadores a nosotros que nacimos aquí y después vamos a tener que ir a pedir agua a los extranjeros”. Otra vecina comentaba: “Yo no soy estudiada, pero sé pararme frente a la tierra y analizar dónde hay agua y hacia dónde va el viento antes de sembrar. Es lo que tendrían que haber hecho: pararse en el territorio y ver cuántas familias viven aquí y cómo antes de armar un proyecto».

El proyecto que el gobierno quiere presentar como un “estímulo productivo para el lugar”, esconde sus verdaderas intenciones: generar un gigantesco negociado latifundista para los monopolios extranjeros, que no sólo se podrán apropiar de tierras estratégicas en zonas de alta importancia productiva, sino que implica a la vez la venta de los preciados derechos de riego en una zona de abastecimiento de agua.

La alarma se encendió en toda la zona porque saben que ningún productor local podrá pagar 15 mil dólares por hectárea cuando hoy está tratando de sobrevivir para no terminar de quebrar por las políticas de ajuste que han provocado una crisis profunda en el sector agrícola provincial.

El proyecto lo único que fomentará será el latifundio y la extranjerización de tierra, profundizará la quiebra de pequeños y medianos productores que cada vez verán más imposibilitado su acceso a la tierra y permitirá una alta recaudación monetaria al rematar bienes estratégicos nacionales.

El gobierno nacional y provincial vuelve a mostrar sus intereses más profundos, en vez de impulsar un proyecto de acceso a la tierra para los productores locales promoviendo determinadas plantaciones necesarias para la alimentación nacional y fomentando la radicación en las zonas rurales; vuelve una vez más a beneficiar a los grandes monopolios y terratenientes centralmente extranjeros.

Como dice el comunicado de los vecinos autoconvocados: “Este proyecto sólo viene a vender nuestra Tierra y su Agua a unos pocos extranjeros que pretenden quedarse con Todo. Como está sucediendo en La Patagonia quieren entregar la fuente de vida más preciada que tenemos, por unas pocas monedas. Agotamos las pocas instancias de diálogo que propusimos para evitar el conflicto”.

Desde su anunció se han producido distintos cortes de ruta y asambleas de vecinos que tienen una larga trayectoria de lucha ya que han sido parte de una de las Asambleas más importantes en defensa del agua y en contra de la megamineria.

Como afirman los vecinos de la zona:

“HOY, Nos levantamos nuevamente en defensa del Territorio, el Agua y la Vida. HOY, Salimos a la calle a decirles que no dejaremos que vendan nuestra Soberanía. HOY, Gritamos fuerte que queremos decidir cómo desarrollarnos, y que pretendemos para nosotros y las generaciones futuras. HOY, No estamos dispuestos a permitir que rematen nuestra DIGNIDAD. HOY, Afirmamos: NO SE COMPRA UNA PATRIA QUE NO SE VENDE”.

No a la privatización del Trole

El gobierno provincial de Cornejo, presentó un proyecto en la legislatura para la reconversión de la Empresa Provincial de Transporte Mendoza,  EPTM,  en  sociedad anónima.

La transforma en Sociedad Anónima con mayoría absoluta del Estado provincial, quedándose con 180 trabajadores de un total de  425 empleados aproximadamente. Lo justifica con varias “razones”: la cantidad de empleados por trole,  que el 80% de los ingresos se van en salarios, la eficientización del sistema de transporte, la rentabilidad del servicio, entre otras. Pero no dice que la situación en que se encuentra la empresa, la desinversión, el mal manejo y los negociados, son responsabilidad de la pésima gestión de los gobiernos anteriores y el actual, entre ellos el radical de Cobos, que en el año 2005, compró 120 colectivos para cubrir el quiebre de la Linea 2, privada, que empezó a ser manejada por la EPTM. Y cinco años después, Jaque  privatiza la línea 2 y los colectivos pasan a reemplazar a los troles que van quedando fuera de servicio.

La ineficiencia y los negociados de los sucesivos gobiernos, ahora, para Cornejo, deben ser pagados por los trabajadores y los usuarios, con los despidos, la reforma y el precio del boleto.

Para esto el gobierno miente e inventa sobre varios conceptos. Uno la rentabilidad, un servicio público no tiene obligación de ser rentable en términos financieros, es rentable en el servicio social que presta. ¿Con este concepto se apunta también a la privatización de salud y educación?  Habla de 11 choferes por colectivo. Sacando una simple cuenta en realidad son 7 y los compara malintencionadamente con los 3,5 de la empresa privada, que si superexplota a los choferes para ser rentable en pesos. Dice que la transforma en S.A. para facilitar  las “compras”. La SA tiene un solo objetivo que es el ingreso de capital privado.

 Los más de cuatrocientos trabajadores y sus familias, quedan en total desprotección. Las opciones son quedarse en la S.A., para lo cual deben renunciar y serían contratados por la SA (con lo cual pierden la estabilidad de empleados del estado) o acceden al retiro “voluntario”, o se reubican en otra repartición. Si no encaja en una de estas figuras, queda en disponibilidad 6 meses y luego sin trabajo. De la misma forma que hicieron con los empleados de los casinos estatales cerrados.

Es inevitable hacer el paralelo con la privatización de la ex OSM Sociedad del Estado en la época del menemismo. Se adujo falta de rentabilidad, exceso de personal, falta de proyección de inversiones. Se transformo en SA, se privatizó, se expulsó – retiro in “voluntario” mediante-  a cerca de 700 empleados. La empresa privada no cumplió con las obras pactadas con el estado y ni siquiera con las propuestas por ellos mismos. Conclusión: se debió reestatizar a un alto costo y la provincia se comió un millonario juicio en el CIADI.

Vamos por el mismo camino hasta ahora. El autoritarismo y la nefasta política antipopular de este gobierno, que llena de vallas la legislatura, que te manda la infantería en cada protesta, va a llevar a la miseria a mas de 400 familias y va a dejar a mendoza sin un servicio que se debería ampliar y no achicar. ¿Cual es la participación de AUTAM y los empresarios en este negocio?.

No a la privatización de la EPTM , Martes 27 todos a la Legislatura. A enfrentar la entrega.

En Mendoza se frenó el tarifazo

La Justicia Federal avaló amparo para frenar el aumento del gas en Mendoza. El recurso fue presentado por la ONG “Protectora”. La medida rige por 3 meses y Enargás deberá realizar un nuevo cuadro tarifario. Este viernes se realizó un frazadazo, medida colectiva llamada por esta ONG que reunió a más de 700 personas con su frazada en la puerta de la legislatura mendocina, y a centenares en las distintas plazas departamentales de la provincia. Estando en la actividad llega la noticia del fallo firmado por la jueza Olga Pura Arrabal, noticia que hizo de esta actividad un festejo.

El fallo plantea entre otras cosas lo siguiente:

-SUSPENSIÓN DEL TARIFAZO DE GAS en Mendoza de hasta 700%, por tres meses.
– Autorización a reemplazarlo por un aumento de hasta 80% sobre la tarifa que se estaba pagando.
– Intimación a ENARGAS para que presente un cuadro tarifario similar al que rige en La Pampa, mucho más favorable que el actual en Mendoza. En La Pampa para entrar en categoría R3 (mucho más cara que la R2) hay que consumir 1.500 m3 por año, mientras que en Mendoza con 1.100 m3/año ya caes en esa categoría más cara.

Esta medida es muy buena para los mendocinos, se da en el marco del tarifazo realizado por el gobierno nacional y provincial. Situación que deja al descubierto la difícil e imposible forma de afrontar estos aumentos de hasta el 700% en algunos casos. Desde el momento de recibir las facturas y observar el aumento se empezó a generar en la provincia una situación similar a una olla presión. El asombro y la bronca empezó a aflorar en cada experiencias que se conocía, por ejemplo: una pareja de jubilados que pagaba $170 con el aumento iba a pagar $1300, un matrimonio de $120 le llegó $843, una familia que pagaba $90 le llegó $460, y así también las consecuencias de estos aumentos insostenibles se empezaron a ver, comercios que cerraron por facturas de hasta $ 4500, en la Universidad Nacional de Cuyo, facultades sin calefacción, situación que llevó a los estudiantes a debatir esto y casi van a toma de facultades. Salas culturales que prenden la calefacción antes de la función, muchas usan menos electricidad, etc… Y ante esta situación escuchamos a funcionarios del gobierno nacional y provincial aconsejar al pueblo de andar abrigados en la casa, disminuir el uso de electricidad, ser austeros, ponernos todos esta provincia al hombro. Sorprendente! Y como si fuera poco, observamos como siguen siendo unos pocos los privilegiados, mineras exentas de retenciones, subsidios a grandes monopolios, petroleras, etc.

La hipocresía del gobierno de Macri y Cornejo no tiene límites, ponen de blanco al pueblo y nos quieren psicopatear diciendo: “me duele aumentar las tarifas, no es lo que quisiera”… y se mandaron el tarfizazo que ahorca a las pequeñas y medianas empresas, a los comerciantes, al pueblo en general, generando una situación desastrosa para la provincia y en particular  para los que menos tienen  que siguen pagando el gas mas caro, la mayoría ( que pueda) se calefacciona con gas de garrafa, a lo que se suma la inexistencia de la garrafa social.

Los mendocinos venimos movilizados ante el ajuste, contra los despidos, contra la violencia de género, pero contra las tarifas fue en las calles y en cada plaza departamental donde se escuchó:…”paso, paso, paso, se viene el mendozazo”… sin dudas que esta situación aún no termina, pero hoy salio la cautelar y por tres meses no habrá aumento superior al 80%, y se deberá discutir el nuevo cuadro tarifario que se aplicará a partir de septiembre. Seguiremos desde el PTP- PCR en Frente Popular discutiendo y enfrentando este tarifazo, para que en cada sector en el que estamos generemos la fuerza y la unidad para poner  freno a estos aumentos, y para que en la etapa que viene podamos lograr la tarifa diferenciada: la social, para la industria y los comerciantes.