Grave crisis sanitaria y social en Mendoza.

Comunicado

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, dijo este jueves, contestándole a A. Cornejo que, «no ha planteado nunca una alternativa» a las políticas que critica, y que «la politiquería es una discusión que no va a llevar a ningún lado».

Pero sin dudas, así como sucede en economía o en educación, en salud también las decisiones políticas son las que deciden que tan bien o tan mal, la van a pasar quienes necesiten del sistema de salud.

Entonces aparecen aquí las diferencias entre las políticas aplicadas. El equilibrio entre economía y salud, miradas desde el punto de vista del gobierno, intentado por Suarez, parece muy difícil y están los datos de estos últimos días para muestra.

Por un lado se trató de que siguiera funcionando la economía de los sectores concentrados: bodegas, bancos, hipermercados, shopping, olvidando al otro sector: cuentapropistas, pymes, desocupados, asalariados, que también comen y necesitan del servicio de salud y recibieron casi exclusivamente, ayuda del estado nacional.

Por el otro en salud, el gobierno habla de haber gastado más de 3000 millones en la pandemia (Los Andes 6/9/20), teniendo un presupuesto previsto para salud de 26.500 millones y un Decreto 401 que le da amplias facultades para el manejo de partidas, sin embargo han sido permanentes los reclamos de trabajadores del sector por falta de insumos, se han incorporado pocas camas UTI y hoy el sistema de salud, dicho por autoridades de los hospitales, está colapsado.

A principios de agosto, el mismo Suarez, ya estaba alertando sobre la crítica situación, dado que el tope de ocupación en unidades de Terapia Intensiva (entre 330 y 360 en la provincia) rondaba entre el 75% y el 80%, según fuentes oficiales, para COVID, ya que hay otras patologías que también ocupan UTI. Sin embargo no se aumentaban las restricciones a la circulación.

Hoy se habla de un 83% de ocupación, casi uno de cada dos hisopados da positivo, 45%, cuando la OMS sugiere que la situación es manejable cuando ese valor esta en el 10%. El sábado 6/9, se hicieron 1001 determinaciones dando 533 positivos (53%). Al día siguiente fueron 615 determinaciones y 290 positivas (47%).

Sobre los fallecidos, se plantea que la mayoría contaba con patologías previas y murieron por el agravamiento de esas morbilidades, pero, si no se hubieran infectado, seguirían vivos manteniendo sus patologías el tiempo que se pudiera.

Para sumar algo más preocupante a lo que ya existe, aparece un siniestro protocolo de bioética al que se deben atener las instituciones de salud, que establece prioridades de atención, frente a la falta de posibilidades de atender a todos, aplicando criterios como el número de años de vida salvados, las posibilidades de vivir en cada una de las etapas de la vida y el beneficio del “bien común” entre otros.

Llegar a discutir la aplicación de este protocolo de prioridades, claramente, se bebe a la imposibilidad de tratar todos los casos, como si estuviéramos en situación de desastre natural o algún otro hecho imprevisible. Traducido a lenguaje de la calle, quiere decir que un adulto sano, tendrá prioridad en recibir atención frente a un adulto mayor, así como lo tendrá, según se entienda el concepto de “bien común”, un empresario o un profesional frente a un desocupado o un ama de casa.

Sin embargo, el gobernador y la ministra de salud insisten con adjudicar las responsabilidades del contagio a la gente, cuando es el Gobierno el principal y doblemente responsable.

Por un lado, por el manejo en el sector de salud, sistema que está a punto de colapsar por falta de recursos, de organización, de insumos de prevención y también debido a salarios congelados y falta de aguinaldo. Y por otro lado, por las medidas de aislamiento tomadas y el mensaje dado con ellas por el gobierno, al permitir la libre circulación y la apertura de lugares de concentración que son focos de contagio. Haciendo entender a una parte de la población que la situación es manejable, por lo tanto se puede salir libremente a bares, hipermercados y shopping.

A esto se suman intendentes como Orozco que destina dinero al arreglo de la plaza departamental y de Iglesias que hace por un lado lobby por la apertura del Shopping propiedad del grupo IRSA (Eduardo Elsztain), gran foco de contagios, pero mantiene cerrados 8 de los 22 Centros de Salud del Departamento.

Entendemos que debe priorizarse la salud y la situación social de la población, restringiendo la circulación de personas para restringir la circulación del virus, tal como aconsejan los expertos en salud, pero cubriendo derechos mínimos a la alimentación y la salud. Atendiendo a cubrir las necesidades de vida de los sectores mas desprotegidos que no pueden encerrarse, de las pymes y negocios que no pueden aguantar sin trabajo y de los sectores básicos del comercio y la producción, para lo cual es imprescindible la ayuda económica del gobierno, coordinada con esos sectores.

En este sentido, es muy buena la experiencia que se desarrolla en San Rafael, con la formación de un amplio Comité de Crisis y la implementación de un convenio, mediante el cual el municipio adquiere viandas al sector gastronómico, que se distribuyen en merenderos y comedores a través de las organizaciones sociales.

Se hace urgente la necesidad de redireccionar recursos, exigir mayores aportes a la nación y apelar a los sectores que están en mejores condiciones económicas para aportar a esta crisis.

Una ayuda es el proyecto de Impuesto a las Grandes Fortunas presentado en Mendoza por el PTP, en consonancia con el proyecto nacional, aplicable a aquellos sectores (0.1 % de la población economicamente activa) que se llenaron los bolsillos en etapas anteriores y hoy lo siguen haciendo, tales como exportadoras, grandes bodegas, hipermercados y el sector financiero.

Se requieren fondos necesarios para enfrentar el colapso sanitario, la crisis económica y la emergencia social. No pueden salir de los bolsillos vacíos de los trabajadores, sino de las grandes fortunas acumuladas en los últimos años.

* POR UN IMPUESTO DE EMERGENCIA NACIONAL Y POR UNA CONTRIBUCION EXTRAORDINARIA DE LAS GRANDES FORTUNAS EN LA PROVINCIA.

*AMPLIACION DEL SISTEMA HOSPITALARIO Y CAPACITACION DE PERSONAL

* PRIORIZAR LAS CONDICIONES DE TRABAJO Y LOS ELEMENTOS DE PROTECCIÓN PERSONAL PARA LOS TRABAJADORES DE LA SALUD.

* ASISTENCIA URGENTE CON ELEMENTOS DE HIGIENE Y ALIMENTOS A LOS COMEDORES Y MERENDEROS POPULARES.

* MEDIDAS DE RESTRICCION DE LA CIRCULACION, RESPETANDO DERECHOS INDIVIDUALES Y COLECTIVOS

* AUXILIO ECONOMICO A LAS PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPRESAS AFECTADAS POR EL CIERRE PARCIAL DE ACTIVIDADES.

* REDOBLAR TODAS LAS FORMAS DE SOLIDARIDAD POPULAR.

* ORGANIZACIÓN DEMOCRÁTICA DESDE ABAJO, EN CADA BARRIO Y LUGAR DE TRABAJO PARA ENFRENTAR LAS MANIOBRAS DE LOS GRUPOS DOMINANTES

Junta Provincial del Partido del Trabajo y del Pueblo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *